Cuando aún asistía a la universidad, empecé a apreciar las diferentes mentalidades que tenían mis compañeros. Mientras que algunos soñaban con conseguir un trabajo en una prestigiosa agencia de diseño (cómo conseguir trabajo como diseñador), otros planeaban iniciar su propio negocio, finalmente, había otro grupo que deseaba diseñar para empresas que no tuvieran nada que ver con diseño, esto con el propósito de garantizar que sus opiniones fuesen respetadas como las de los únicos diseñadores en el lugar.

Pros y contras

Ahora que ha pasado alrededor de 2 años desde que me gradué de la universidad, puedo ver como todos mis amigos terminaron en lugares distintos pero de alguna forma todos siguen trabajando en diseño, aunque en distintas ramas (tipos de diseño gráfico); esto me hizo intrigar acerca de las diferencias entre trabajar para grandes agencias de diseño, montar su propio negocio y/o trabajar para un departamento in-house. En este artículo me gustaría brindarles mi punto de vista acerca de lo que significa trabajar en estos distintos sectores y cuales son los pros y contras.

Equipos in-house

Comencemos con los equipos in-house, el tipo de trabajo que ha adquirido mayor popularidad en el tiempo presente y que ha empezado a quitarle terreno a las agencias de diseño. Un departamento in-house tiene la ventaja de ser una parte real de la compañía, lo cual le ofrece a los diseñadores la oportunidad de conocer las necesidades reales de otros departamentos así como las estrategias que deberían ser implementadas durante los próximos meses e incluso años. El diseñador in-house conoce bien el producto de la empresa y como venderlo mientras respeta la misión y visión de la compañía.

Ser parte de un departamento in-house elimina la presión de intentar destacarse del resto (algo muy común en las agencias de diseño) y en lugar invita al diseñador a volverse parte del grupo en orden de hacer equipo e ir trás un fin común. Como parte de un equipo in-house, se estará en contacto con gente de otras divisiones, lo que le ayudará a obtener una visión global acerca del funcionamiento del negocio; también disfrutará el hecho de tener un horario de trabajo normal, para que no tenga que preocuparse por recibir la llamada de un cliente a las 2 de la mañana solicitando unos cambios para una página web al día siguiente, por lo tanto se puede decir que trabajar in-house brinda mayor estabilidad.

Después tenemos el aspecto monetario, el cual es probablemente la principal razón por la que los departamentos in-house han crecido en un 10% desde 2005 de acuerdo a Design Council. Tener un equipo in-house puede reducir costos (relacionados a diseño) para la compañía de hasta 40%, la razón se debe a que los equipos in-house trabajan con mayor rapidez que los equipos externos; con los equipos in-house, las personas de otros departamentos se ahorran el tener que planear reuniones con las agencias o creativos freelance para discutir el siguiente paso del proceso, en lugar de esto tan sólo deben visitar el departamento de diseño o llamar a los diseñadores, algo que consume menos tiempo que intercambiar correos y llevar a cabo varias videoconferencias. Igualmente, la comunicación con un equipo in-house es más directa, lo cual reduce la posibilidad de malentendidos que puedan sabotear el proceso en sí. Los diseñadores pueden llegar a ser parte de la estructura de la compañía al ayudar a sus colegas de otras divisiones a tomar decisiones y abordar sus tareas desde otra óptica.

Pero hay contras en trabajar para un departamento in-house. Estos equipos suelen consistir en pocas personas que unen fuerzas para crear productos y mantener fresca la imagen de la compañía, el problema surge cuando tareas muy específicas surgen tales como animaciones 3D o impresiones especiales. Las agencias de diseño suelen contar con equipos más grandes para poder estar preparadas para hacer cualquier clase de trabajo que les soliciten, estas también entienden el hecho de que los diseñadores no necesitan el mismo equipo que el resto del personal, ya que las largas empresas suelen adquirir el mismo equipo y software para todos sus empleados, los departamentos in-house pueden terminar trabajando en un viejo PC con Office 97 y Photoshop CS2. Otro problema de trabajar en un equipo in-house es que tienes menor libertad creativa que en las agencias, por lo que estarás sacrificando tu desarrollo creativo a cambio de una estabilidad económica, como resultado, una vez decidas dejar la firma, tu portafolio estará lleno de trabajos parecidos porque todos fueron hechos basados en los lineamientos de la compañía.

Agencias de Diseño

En el otro lado de la moneda tenemos las agencias de diseño, el lugar donde la mayoría de jóvenes estudiantes están ansiosos por llenar sus deseos de gloria y reconocimiento dentro del campo. Una agencia de publicidad es el lugar ideal para los recien graduados (cómo ir a una entrevista de trabajo); estarás expuesto a distintos tipos de clientes y tareas, por lo que estarás empleando muchas de las cosas que aprendiste acerca de branding, medios impresos, diseño web, animación y más. Las agencias de diseño tienden a motivar a sus diseñadores a liberar su creatividad para que no se aburran en un solo proyecto. Igualmente podrás conocer mucha gente talentosa que te enseñará y te hará parte del equipo ganador. No te preocupes acerca de trabajar en un pequeño cubículo porque las agencias se esfuerzan en brindar a sus empleados un ambiente inspirador y cómodo donde puedan poner sus ideas en marcha.

A diferencia de los diseñadores in-house, las agencias de diseño suelen tener ideas frescas e innovadoras, así que aún si una empresa cuenta con un departamento in-house, esta puede recurrir a una agencia en cierto punto en el que quieren dar un cambio a la forma en que las cosas se están realizando. Otra ventaja de trabajar para una agencia de diseño es que tienes mejores posibilidades de recibir un ascenso o un mayor cheque al final del mes, esto depende tan solo de que tan bien se desarrollen tus proyectos y cuantos ingresos le represente tu trabajo a la compañía. Si eres fan de los gadgets y te gusta estar actualizado acerca de las últimas tendencias en tecnología, prepárate para disfrutar del más reciente software y todas las herramientas que puedas llegar a requerir para desarrollar tus creaciones.

Pero entonces tenemos los contras. Mientras que los departamentos in-house manejan comunicaciones más directas que suelen consistir en el departamento vs la persona que solicita la tarea, trabajar para una agencia significa tener que reportarse a un Director de Arte, sus superiores, los clientes e inclusive departamentos in-house que están a cargo de aprobar el diseño, estos significa que podrás terminar recibiendo una pequeña parte del pastel mientras que haces la misma o mayor cantidad de trabajo que un diseñador in-house. Trabajar para una agencia implica estar dispuesto a renunciar a tu vida social, es muy común escuchar que en una agencia de diseño “sabes a que hora entras pero nunca a que hora saldrás”.

Las agencias de diseño suelen contratar diseñadores jóvenes que son fáciles de controlar, estos suelen ser solteros y sin mayores responsabilidades, por lo que no es mayor cosa para ellos el trabajar horas extra en una propuesta para un cliente.

Pensamientos Finales

Ahora la pregunta is: “Deberías perseguir una carrera en una agencia de diseño o jugar seguro y unirte a un equipo in-house?” Podemos empezar por decir que si no sólo eres talentoso pero también tienes conocimientos de negocios, un equipo in-house puede ser una mejor opción para tí. El camino al éxito es duro pero más satisfactorio en una agencia de diseño, puedes terminar siendo Director de Arte o inclusive Gerente, esta es una oportunidad que un departamento in-house te brindará muy raramente, sin embargo puedes recibir un mejor pago a lo largo de los años y llegar a ser un elemento clave dentro de la empresa.

Deberías iniciar tu carrera dentro de una agencia para probarte frente a otros diseñadores; también aprenderás a afrontar varios proyectos simultaneamente, lo cual es algo que te enseñará acerca de organización y optimización del tiempo. No te quedes mucho tiempo en la misma agencia, esta consumirá mucho de tu tiempo y energía, esto añadido a la incertidumbre de mantener tu puesto puede llegar a afectar tu salud a largo polazo. Una vez termines tu etapa dentro de una agencia, puedes moverte a un departamento in-house donde tendrás una vida más tranquila y estable mientras que contribuyes con todo lo que aprendiste durante tus días en la agencia.

El trabajo in-house es ideal para las personas con familia o con otras cosas en mente más allá del éxito profesional. Pôr supuesto que puedes aprovechar tu experiencia y contactos obtenidos en la agencia para montar tu propio negocio; sin embargo, necesitas recordar que empezar una agencia propia de ceros es algo para lo que no todas las personas están preparadas (cómo crear tu portafolio fácilmente).

Mi opinion puede estar algo sesgada ya que considero los equipos in-house una mejor opción. Aún así, debo admitir que hay muchas ventajas en trabajar freelance o para una agencia de diseño, así que si consideras que mis pensamientos están muy polarizados, puedes dejarnos tu opinión en la sección de comentarios. Espero que hayan disfrutado el artículo y nos vemos en nuestro siguiente post.

Si te gustó este artículo, ayúdanos con una pequeña donación para mantener el servidor y así poder seguir compartiendo!